lunes, 28 de abril de 2008

Cosa linda

Entre tanto moco resfriadil que me tiene para atrás hace tres (si, tres) semanas, un anota de felicidad.

Olor a brownie en el dpto.

Los acabo de meter en el horno y aunque sean de mezcla (no como los de la vieja de Marina que son lo más), ya está invadiendo ese olorcillo a cosa rica.

Posiblemente me hayan quedado como el culo porque el virus de la gripe (por culpar a alguien/algo) seguro logró que le pifie a la cantidad de manteca.. pero no importa.

Por el perfumito + fresco de otoño, vale la pena.

2 comentarios:

Boro dijo...

Brownies no especiales? :(

Anita dijo...

Nop, comunes y silvestres y valieron la pena :P