lunes, 28 de septiembre de 2009

San Isidro paranormal

Hace años que vengo escuchando de mis amigas que pasan cosas raras en la casa de Ro. Objetos que se rompen o se pierden, ruidos, sombras, sonidos y demases, pero nunca habia podido ser testigo de alguna de estas experiencias.

Hasta ayer.

Estabamos viendo peliculas en su casa, nada mejor que hacer para un domingo helado y lluvioso de primavera (?). Habiamos estado merendando y tomando Sprite, así que me levanté para ir al baño, bajé las escaleras y entré. Me cagué un poco de frio porque en el living habia una linda chimenea a pleno y en el baño está la ventana que cierra mal y deja entrar un chiflete importante. Era la segunda vez que pasaba por ahí a la tarde y me llamó la atención ver que el espejo, típico de cualquier baño, estaba empañado. Qué loco, pensé, por ahí encendieron algo que produjera calor, una planchita, no se, y eso lo empaño, al fin y al cabo nadie se había bañado ya que estaba todo seco. Subo al living y se lo comento a Ro. Ella me dice que nadie encendió nada ahí.

Curioso.

Le digo que por ahí el calor de la chimenea irradiaba por alguna pared y que la diferencia de temperatura por ahí lo causaba. Igual sonaba raro, así que fuimos a verlo. Las paredes tenian temperatura ambiente (fria) pero el vidrio seguía desafiantemente empañado. También tenía unas marcas como cuando se empañan mucho y chorrea agua, entonces se seca y quedan las marcas del caminito de las gotitas. Lo comentamos y recordé que eso antes no estaba. Tocamos la superficie y otra cosa más se sumaba a la rareza, en vez de limpiarse y dejarnos agua en el dedo, se corría en la superficie y dejaba una marca como si en vez de vapor condensado fuera una substancia más oleosa, pero tampoco dejaba residuo en los dedos, después del contacto quedaban secos y frios.

Oooook
, dijimos, nos reimos un poco nerviosas y volvimos al living. Nos sentamos en el sillón, todavía un poco impresionadas, le comento a Ro que todo me hacia recordar la película What lies beneath y que estaba feliz de no haberla vuelto a ver en varios años, que me había cagado en las patas cuando la había visto en el cine, allá atrás a lo lejos, con Vera.

Anécdotas de cine.
Risas.
Tensión que se rompe.

Ro va a agarrar su vaso y se da cuenta que un charquito se había formado alrededor. Uia, parece que se rompió, lo levanta y seca el círculo de agua y la base del vaso con una servilleta. Se queda mirando el vaso que no goteaba líquido de forma visible. Me mira consternada. Transpiración no había sido porque la gaseosa estaba a temperatura ambiente. Por ahí no chorrea porque lo acabas de secar, dije. Pero debería haber perdido antes, cuando lo levanté para que me sirvieras, me respondió con el vaso en alto, su líquido que tercamente se quedaba intacto en el vaso. Nos volvemos a mirar.

El nivel de rareza de la honorable residencia de mi amiga acababa de subir de golpe.

Más risas un poco incómodas, incluso cuando tuvo que secar otros charquitos que aparecian de golpe en su mesita individual. Recordando una receta contra el miedo sacada directamente de Harry Potter anuncie que iba a la cocina a buscar chocolate. Entro a la cocina, otro ambiente que no se beneficiaba de la chimenea. Encuentro el paquete rojo con su contenido esperandome, casi guiñandome un ojo, sobre la mesada. Al agarrarlo levanto la mirada hacia el ventanal que da al frente de la casa.

Misteriosamente empañado.

Vuelvo al living y comento: Vas a querer ver esto, me parece que los vidrios de la cocina también estan empañados. Volvemos y chequeamos que era tal cual como en el baño. Empañado a pesar de que estaba frio y no había diferencia de temperatura en las paredes, marcas de agua chorreada seca, superficie oleosa, dedos secos.

Volvemos al living, atacamos el chocolate.

7 comentarios:

Annayra dijo...

En la casa de Fer tambien tenia empaniados los vidrios de la cocina, donde no llega la estufa, y ademas le entra agua por el ventiluz, asi que entra vientito... Pero weh... anda a saber...

Annayra dijo...

Eso si, iba a ir... pero menos mal que me ataco el wow y no lo largue en toda la tarde... con lo cagona que soy yo... (o quiza tenia que haber ido para decirles que no habia nadie :P)

Anita dijo...

Igual fue rarísimo, porque como en el baño y la cocina hacia frio, no había cambio de temperatura con el exterior que justificase esa reacción en los vidrios y el espejo. Y jamás toqué una superficie empañada que no se limpiase al tacto y dejase el dedo húmedo o.0

Boro dijo...

Humedad?

Anita dijo...

Mmm, nop, el clima afuera de la casa y dentro del baño y la cocina era el mismo. Además no se humedecían los dedos al tocar la superficie empañada

Boro dijo...

Ehm... ceniza?

Anita dijo...

No creo, el dedo quedaba seco y limpio. Mega bizarro todo.